Seleccionar página

 “Un viaje en crucero no son unas vacaciones más, probablemente sean las primeras de muchas otras”, aseguran Mariana Luaces y Federico Escalada, dueños de Cruzando Mares, una nueva agencia de viajes de Bahía Grande especializada en cruceros.

Los cruceros no sólo son un medio de transporte, sino que hay todo un mundo detrás de ellos que es importante conocer, y es por eso que en Cruzando Mares se especializan en poder ayudar al pasajero a encontrar el correcto. Veamos algunas de las particularidades de este tipo de vacaciones:

  • Conocemos nuevas playas paradisiacas o ciudades asombrosas cada día. Nos acostamos luego de un día de playa en Bari (Italia) y nos despertamos en Atenas (Grecia) para ir a recorrer historia.
  • Desembarcamos con un bolso de playa (Cruzando Mares te lo va a regalar), sin necesidad de andar armando y desarmando valijas.
  • Tenemos el servicio de un hotel all inclusive 5 o 6 estrellas (depende el barco) con miles de actividades que no te dejan ni siquiera comenzar a aburrirte.
  • La variedad de comida que podemos encontrar tanto en el buffet, como en los restaurantes principales es súper completa y va desde frutas y ensaladas, pizzas y hamburguesa con papas fritas hasta comidas muy elaboradas, étnicas y para niños. ¡Hay para todos los gustos!
  • Tenemos una vista privilegiada que en ninguna otra playa tendríamos.
  • La relación precio calidad, al contrario de lo que algunos piensan, es muy buena.

Los destinos son muy variados, pero los más usuales para los argentinos son Brasil, Caribe o Mediterráneo. También hay destinos más exóticos como Dubái, África o la India. Actualmente hay paquetes muy interesantes que arrancan en los USD 1.800 por persona con aéreo, traslados y hotel para Dubái, por ejemplo. La duración de los cruceros arranca en 3 noches y llegan hasta los llamados “Vuelta al mundo” donde podemos llegar a pasar 6 meses embarcados. “Cuando la gente me dice que tiene miedo de sentirse encerrado o no saber que hacer trato de transmitirles un poco de mi experiencia y mostrarles todo lo que ofrecen. Un crucero es una ciudad flotante con actividades para todas las edades, desde niños pequeños, pasando adolescentes y jóvenes hasta llegar a adultos, donde nadie se aburre, por el contrario, es más probable que uno se baje del mismo pensando en todo lo que no llego a hacer y quiera repetirlo”, comenta Mariana.

El entretenimiento es una de las cosas que no se acaba nunca arriba de un crucero, comenzando con teatros donde hay shows de estilo Broadway o incluso algunos tienen convenio con el Cirque du Soleil con espectáculos especialmente diseñados. También hay muchas actividades deportivas, canchas de tenis, futbol, mini golf, servicios de SPA, casino, free shop, pantallas gigantes, cine 4D, simuladores, pared de escalada, pistas de patinaje sobre hielo, parques acuáticos con toboganes gigantes y la lista sigue… Lo mágico es que cada uno se arma el viaje que quiere, tranquilo o no, acostándose temprano o quedándose a ver el amanecer. Y si consultamos a distintas personas sobre el mismo viaje, seguro cada una cuenta uno distinto. “Mientras mi mujer participaba de absolutamente todos los juegos que organizaba el grupo de animación yo me sentaba a un costado a leer un libro”, grafica Federico.

¿Quiénes forman parte de Cruzando Mares?

“Hace varios años atrás nos embarcábamos en nuestro primer crucero, casi por casualidad. Volvimos bronceados, con algunos kilos más y fascinados por haber descubierto nuestro lugar en el mundo.  Hoy cada vez que nos subimos a un crucero bromeamos con un: Volvimos a casa”, aseguran Mariana y Federico. “Posterior a ese viaje cada vez que pensábamos en vacacionar, un crucero estaba ahí: corto, largo, distintos destinos, distintas compañías. Luego empezamos a agrandarnos como familia y comenzamos a llevar a nuestro primer hijo, Facundo,  viviendo experiencias distintas. Cada crucero que hacíamos volvíamos encantados y transmitíamos a toda la gente de nuestro entorno esa magia, a tal punto de empezar a ir acompañados, por padres, hermanos, amigos (que también siguen adictos).

Hace algunos años, sentados en nuestro balcón con solo la vista del cielo y el mar, nos preguntábamos porque no había una agencia que pueda realmente conocer y asesorarte como se debe. Ese día algo se encendió dentro nuestro”, explican sobre el origen de la agencia. “A partir de ahí comenzamos a estudiar y perfeccionarnos con la idea de poder fusionar nuestras dos grandes pasiones, los cruceros y la tecnología. Algo pasó en el medio que frenó todo, nuestra pequeña hija en camino decidió adelantarse y nació seismesina. Todos los planes se frenaron y nos abocamos a su recuperación. Pero su salida airosa y la energía de nuestros dos hijos nos lanzaron aún con más fuerzas en esta aventura. Les aseguramos que es realmente una forma de conocer el mundo que una vez que la vivan, la van a querer repetir una y otra vez… y acá estaremos para ayudarlos encantados”, invitan.

 

Esta nota fue publicada en la edición de Diciembre 2016 de la revista Locally.