Seleccionar página

Festejar Navidad o Año Nuevo a bordo de un crucero de lujo es una experiencia diferente que permite vivir la magia de estas fechas conociendo diferentes culturas y formas de celebrar.

Para las navieras esta época no pasa desapercibida y ponen todo su empeño para que los huéspedes la pasen mejor que en casa. Los barcos se llenan de luces navideñas, duendes pasean por la cubierta cantando villancicos y contando cuentos, se proyectan películas temáticas, los niños pueden dejar sus cartas y esperar la llegada de Papá Noel, quien pasará a saludarlos, sacarse fotos y dejarles su merecido regalo antes de seguir su camino.

¿Te imaginas cerrar el año en la cubierta, disfrutando el cielo de Rio de Janeiro iluminado por fuegos artificiales? Luego podés bajar a Copacabana, donde más de dos millones de personas se reúnen para disfrutar la “Reveillon”. Vestidos todos de blanco para la buena suerte, tiran flores al océano en honor a Iemanjá, la diosa del mar.

Si preferís ir hacia el sur, podés pasar el primer día del 2018 en las Islas Malvinas. O si estás dispuesto a tomarte un avión, un crucero de Navidad por Europa es una manera de celebrar las fiestas junto a diferentes culturas. Aprendé a cantar villancicos en español, francés o danés. Disfrutá muchas variaciones de la cena de Navidad. Conocé las distintas versiones de Papá Noel. Nunca vas a olvidar un auténtico invierno en Ámsterdam y sus Mercados de Navidad o la medieval Brujas y sus magníficas esculturas de hielo callejeras. En Alemania la víspera de Año Nuevo se llama Silvester y en Berlín se celebra la “Milla de la Fiesta”, una fiesta de una milla de largo con patios cerveceros, comida callejera y escenarios con artistas internacionales que tocan música en vivo. A la medianoche se lanzan fuegos artificiales y se baila hasta el amanecer.

Por otro lado, las salidas desde Estados Unidos te permiten vivir esa cultura que tanto vemos en las películas. Robar un beso bajo un muérdago, abrir los regalos el 25 a la mañana, atrapar al Grinch que quiere robarse la Navidad, patinar sobre el hielo del Central Park, ir de compras al mercado de Grand Central Station o despedir el 2017 en el mítico Times Square. En la Ciudad de Nueva York, cada 31 de diciembre desde 1904, Times Square ha sido el escenario de la última gran fiesta del año. Más de un millón de personas se congregan para ver a la bola de cristal de más de 3 metros de ancho y seis toneladas descender por un mástil de 24 metros. Hay actuaciones en vivo de estrellas de la música famosas en todo el mundo y montones de papel picado.

Y si la gastronomía es uno de los puntos fuertes de cualquier crucero, durante las fiestas el espíritu navideño llega también a la cocina. Platos tradicionales de todas partes del mundo estarán a disposición para experimentar los sabores de culturas, tanto a bordo como en cada parada del itinerario.

Tanto si viajas solo, en familia o con amigos, en un crucero encontrarás tu lugar. ¿Bailar hasta que duelan los pies? ¿Contemplar el mar infinito mientras pensás tus objetivos para el año que comienza? ¿Ver como festejan otras culturas en primera persona? ¿Disfrutar de la comida? ¿O simplemente escapar de la rutina? Festejar Navidad o Año Nuevo a bordo de un crucero puede ser esa experiencia distinta que estas necesitando, donde lo más complicado es decidir desde que parte del barco vas a disfrutar de los fuegos artificiales. ¡Vivilo!

 

Esta nota fue publicada en la edición de Septiembre 2017 de la revista The North Place.